El estadio no se toca

La pérdida de valores en nuestro club es algo que con el paso de los años se está convirtiendo en costumbre. Ya no vale con poner la camiseta de color roja o verde, parques temáticos en los Emiratos Árabes, ni llenar el Bernabéu de turistas que convierten el estadio en un auténtico teatro. No, ya no vale con eso, sino que ahora están dispuestos a modificar y cambiar para siempre una de las obras arquitectónicas mas importantes de la ciudad y cuya historia y momentos vividos en ese estadio son inigualables: El Santiago Bernabéu.

A partir de 2016 y con un coste superior a 250 millones de euros estará listo un "Nuevo" Bernabéu. El Madrid cederá al Ayuntamiento la superficie de la esquina del Bernabéu, que se demolerá sobre rasante para crear un espacio verde. El Ayuntamiento cederá al club la zona equivalente a La Esquina en el lateral de la Castellana, 24 metros de profundidad desde la fachada, de torre a torre. También se hablaba de cambiar el nombre del estadio a "Fly Emirates".

La idea de hacer un nuevo estadio no coló, así que se hará uno nuevo sobre el actual. Remodelación totalmente innecesaria ya que con un par de reformas bastaba. Con las elecciones a la presidencia a la vuelta de la esquina el próximo verano, Florentino con este proyecto gana bastantes puntos para seguir presidiendo la mayor institución a nivel de clubes.

Pero lo que muchos verán como el mejor estadio del mundo, con su centro comercial, restaurantes, parking... Otros lo veremos como una pérdida de identidad. Inaugurado el 14 de diciembre de 1947, el estadio tiene la categoría 4 de la UEFA, cinco estrellas. Poseía una capacidad de 75000 espectadores. La primera remodelación se dió en 1954, se inauguró la ampliación del lateral. Así el estadio podía acoger a 125000 personas. En 1955 se decide que el estadio adopte el nombre de Santiago Bernabéu, presidente y artífice del recinto. Los años pasaron y en los 90 por normativa UEFA se instalaron los asientos. Ésto hizo que se empezaran a hacer obras con la construcción de un tercer anfiteatro en el lateral Oeste y en los fondos para compensar la perdida de aforo al colocar los asientos. Con la llegada de Florentino en el 2000, se amplió el lateral Este y desgraciadamente, los palcos VIP. También se creó el Tour del Bernabéu para explotar aún mas el estadio.

Ahora, con la aprobación de la modificación del estadio por parte de la Comunidad de Madrid, se cierra una especie de etapa en cuanto a tradición en nuestro club. Que sentirá el aficionado madridista cuando pase al lado de ese Bernabéu iluminado parecido al Allianz Arena de Munich, cuando vea un partido y al mirar al cielo se encuentre con un estadio techado... Tranquilo Florentino, que Bernabéu desde ese cielo de Madrid observa todos tus errores.


No hay comentarios:

Publicar un comentario