En las malas están los que saben...

Jodido, cabreado, indignado... Pocos adjetivos ayudan a describir el estado de rabia e impotencia que sentimos muchos madridistas ayer y que continúan aún, después de la dura derrota del equipo, tras dos agónicas prórrogas, contra el eterno rival, en la Copa del Rey de baloncesto.

Todos los madridistas teníamos puestas muchas esperanzas en este torneo debido al espectacular momento de forma que veníamos atravesando. Ayer no fue nuestro día, a remolque durante todo el partido y sin acierto ni suerte en los momento claves. En este tipo de torneos o estás acertado o te vas a casa. Hoy he visto varias críticas al equipo: Por no haber recogido ese maldito rebote decisivo cuando Lorbek tiró a fallar (Lo cual es ilegal, por cierto), a Llull por fallar ese triple que nos podría haber dado la victoria, a Rudy porque no estuvo fino (Deberían saber que jugó lesionado y se dejó la mano derecha, literalmente, por este equipo), a Laso...

Como los que critican, muchos de ellos madridistas de ocasión, no tienen memoria, les recuerdo que este equipo es el mismo que va líder indiscutibleen la liga, que está invicto en el top 16 de la Euroliga, que ganó la Supercopa de esta temporada y que hace justo un año ganó la Copa del Rey al Barsa, en Barcelona, en su casa, delante de casi 17.000 bastardos culés, todo lo hecho hasta ahora acabará con un título a final de temporada, no tengo duda... Y lo más importante de todo: Ha devuelto la ilusión por la sección de baloncesto al madridismo.

Como diría Higuaín: "En las buenas se suben todos al barco. Es fácil. En las malas están los que saben". Porque como dice la canción, llevamos muy dentro el escudo del Real.


Desde aquí animar al equipo y felicitar a todos los madridistas desplazados. Es tu mejor hinchada, en las buenas y en las malas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario