IMPRESCINDIBLE LECTURA: "EL FONDO SUR, MI FONDO SUR"

"Escribo estas líneas con la esperanza de que pueda llegar a varios madridistas, y que haya algún blog de los muchos y muy buenos que hay en la red sobre cuestiones referentes a nuestro equipo que se precie a publicármelo.

Ante todo quiero presentarme. Digamos que me llamo Ramón. Durante muchos muchos años he tenido mi abono en el fondo sur en la parte de abajo. Sí, donde los ultrassur. Por mi edad llegué al fondo en la segunda mitad de los años 90 cuando aún eran localidades de pie donde la animación alcanzaba córner a córner. Los que no lo hayáis vivido os puedo asegurar que aquello realmente era “miedo escénico”, que el fondo sur marcaba goles y ganaba partidos. Quizás el hecho más relevante de aquella maravillosa época fue el partido de semifinales de Champions contra el Borussia en el año 98 con la famosa caída de la portería. Debates, opiniones y responsabilidades al margen, siempre he creído que aquel episodio, al equipo le vino fenomenal, pues ayudó a atemorizar a los alemanes, a quien les ganamos el partido por dos goles a cero para, tras el partido de vuelta, ganar ese año la ansiada séptima copa de europa en Amsterdam.

Pasaron 3 años si mal no recuerdo hasta que se pudo volver al fondo en ese espacio que se llamó “la pecera”. Es cierto que las sensaciones no eran las mismas que antaño, pues los asientos y la reducción de espacio bajó el número de personas, pero sí se recuperaron sentimientos anteriores. De nuevo todos juntos tras la portería, esa en la que el 95 % de las ocasiones el Madrid ataca en la segunda parte. Y sí, volvimos a levantar partidos y a contagiar al resto del estadio. Sinceramente fue una época muy bonita porque jugadores, entrenadores e incluso presidentes alababan públicamente al grupo por su ánimo inquebrantable. Y además de ello, el Bernabéu fue testigo de los mejores tifos que se han visto en España: Rumbo hacia nuevas victorias, un Escudo para dominarlos a todos, Caballeros del Honor, Madrid vibra por ella, …y creó el mito, Veteranos y Noveles, cada noche de derby vuestra peor pesadilla, los años pasan los mitos son eternos… y un largo etcétera. Tifos que creaban la admiración de la gente y que eran fabricados manualmente por los auténticos artistas de los “hombres tifo” sin ningún tipo de ayuda ni del Club ni de otras peñas. Pero además de tifos, la identidad que el fondo sur dio al Bernabéu no se puede olvidar. ¿Quién creen que inventó el “Cómo no te voy a querer si fuiste Campeón de Europa por novena vez”? ¿O la de “Hasta el final, Vamos Real”? O cómo olvidar la despedida de Ruud Van Nistelrooy, vestido de calle y con una cara totalmente alucinada grabándonos con su móvil porque no dejábamos de cantarle. O la de Redondo, Raúl, Mourinho, Cannavaro, Guti… éramos el alma, espíritu y garra.

Pero en esos años de dio una circunstancia digamos que muy curiosa. Prensa y Club sabían perfectamente que desde la vuelta al fondo sur, no se produjo el más mínimo incidente en el estadio, que nuestro comportamiento era impecable. Pero les costaba reconocerlo, así que cuando hacíamos algo bien, éramos “la gente que más anima” de la afición. Sin embargo, sí se acordaban del nombre del grupo si estábamos involucrados en algo que a la prensa no le gustaba. Que nadie lo dude, que ultrasur es el grupo con peor prensa en este país. Otros llevan dos muertes a sus espaldas y todavía el presidente de su equipo dice públicamente que son bien recibidos. En fin.

Tras todos estos años de lealtad, ánimo inquebrantable, identidad, pasión y orgullo, llega la temporada 2013. Casi no había empezado la temporada cuando empiezan a surgir pancartas en el Bernabéu y movimiento en las redes sociales con el lema “las manos de la prensa fuera del Madrid” promovido por un grupo llamado Primavera Blanca. Obviamente a mí me encantó la idea. Ah, una cosa antes que nada. Dejar claro que yo no hablo por boca de nadie, que simplemente quiero compartir mi experiencia personal. No represento a nadie más que a mí mismo. A lo que iba. Yo estaba encantado con esas pancartas, pues siempre consideré a la prensa (deportiva o no) como el auténtico cáncer del Real Madrid, una enfermedad absolutamente extirpable en este caso. Y ahí hay que reconocer que el único que dentro del club dijo basta fue José Mourinho, independientemente de que sus decisiones deportivas puedan gustarme más o menos. Periódicos, radios o tertulias deportivas que querían dictar las alineaciones, airear trapos sucios del vestuario, malmeter en la gestión deportiva y presidencial, o simplemente aprovecharse de la imagen del Club para rellenar sus estúpidas noticias y confundir al populacho. No han sido pocas las veces que Florentino ha reconocido que cuando él llegó la primera vez a la presidencia, el Club estaba a las puertas de convertirse en sociedad anónima, y que ese socio mayoritario iba a ser el grupo PRISA. Sí, el de la Ser o El País. El de Polanco, De la Morena, Manolo Lama y compañía, que por aquel entonces estaba en esa radio. Así que a mí todo lo que fuera intentar sacar a esa gente del Madrid tenía mi aplauso. De hecho indagué más en eso de Primavera Blanca y me llevé una grata sorpresa al leer eso del “Otro Bernabéu es posible” donde sin ningún tipo de rubor reconocían la imprescindible labor de ultrasur en el Estadio. Digamos que me caían bien. Y sobre todo cuando supe de primera mano que los representantes de Primavera se reunieron con los de US para hacer del Bernabéu un grito unánime de “las manos de la prensa fuera del Madrid”. Era una época bonita porque yo creo que la comunión entre ultras y afición estaba en su punto más alto. Recuerdo con cariño esos estruendosos “Hola fondo norte, hola fondo sur” seguido del “puta barsa eoé” que gritaba a pleno pulmón todo el estadio. Quizás ultras y afición no tuvimos siempre una relación de amor, pero sí que había mutuo respeto, que en desplazamientos se podía evidenciar además. El respetable reconocía nuestra labor, y nosotros intentábamos a veces animarles más a ellos que al propio equipo para ser una única voz. Sí, éramos los ultras. Y la gente lo sabía, por eso contestaban el cántico (y hoy aún lo hacen) con ese “son los ultras del Real” en la canción de los marines.

Seguimos avanzando. Llega noviembre del 2013 y resulta que hay una fuerte discusión en el bar del grupo antes de un partido. Es cierto que había las semanas antes un cierto “runrún” porque había una persona (bueno, dos) para la que US era su forma de ganarse la vida. Cuando nos referimos a “un estilo de vida” nos referimos a la forma de ser, no a la de ganarte el pan a costa de animar al Madrid. Y eso, a día de hoy, sigue pasando. De aquel día, el de la discusión, no tengo mucho que decir porque yo ese día, circunstancias de la vida, no pude ir al partido porque estaba fuera de Madrid, y porque el grupo lo ha explicado detalladamente en una entrevista que dio a un blog madridista creo que ya cerrado. Lo que sí puedo deciros es que es totalmente falsa la idea de gran pelea, o “cuchillos y navajas” como un día inventó Florentino Pérez en “El Larguero”. Miente, y lo sabe. Y la prueba está en que no hubo ni heridos ni detenidos ni nada. Porque no pasó nada de nada. Sin embargo, el Club decidió cortar de raíz y eliminar nuestra pecera. Pero que nadie se equivoque, que el único motivo fue porque tras esa discusión, llegó una nueva cúpula al grupo que no era del agrado de la directiva del Madrid porque no podía controlarla, porque la cabeza visible del negocio de los pases había tenido que irse del grupo. Y claro, no estaba Manolo Redondo para hacer nuevos amigos ultras, ya tenía la cabeza envenenada por otros peñistas.

Pues bien, a partir de febrero de 2014 comienza esa nueva grada formada un 30 % ultras, y un 70 % peñistas. Peñistas como La Clásica que antaño se decían amigos nuestros. La de veces que habremos compartido con Carlos Clara y sus cachorros conversaciones, gestos y cánticos ultraderechistas. Bueno, compartir hemos compartido más cosas, ya me entendéis, que uno a veces tiene sus vicios, aunque controlando, eso sí. También estaban esos de Primavera Blanca, los mismos a los que yo apoyé, y los mismos que antaño nos apoyaron, resulta que se convirtieron en adalides del “antiultrismo”. ¿Pero cómo se puede tener tan poca vergüenza? Osea, que se reúnen con nosotros para que le demos voz a sus lemas, públicamente emiten comunicados defendiéndonos… y en cuanto ven la oportunidad de meter la cabeza por una discusión en la calle, van y nos dan la puñalada. ¿Para qué? Para hacerse ellos con el negocio de la reventa de entradas, como sucedía en el bar ese que estaba por la Calle Ibiza, donde estaba Carlos.

Pero nos tuvimos que aguantar. Tuvimos durante 13 años un comportamiento impecable en el fondo sur, y esta vez no iba a ser una excusa. Ganas de liarla había, porque nos traicionaron, porque de buenas a primeras sacan a nuestros amigos y hermanos de nuestra grada para poner en su lugar a un nutrido grupo de chavales que no eran ni socios y que no tenían ni puta idea de los cánticos del Madrid. ¿O es que no nos acordamos ya de que tenían que repartir hojas en la grada con los cánticos porque no se los sabían? Lamentable. Pero aun así, una vez más, nos comportamos por el bien del club. Ese club donde hay gente como Manolo Redondo que nos impidió dirigir la animación en la pecera. ¿Y os acordáis del resultado? ¿Os acordáis del día ese en que Carlos Clara cogió el micro y todo el Bernabéu se descojonó de él y le pitaban? Pero la mierda cae por su propio peso. Perdonarme que a veces hable mal, pero es que lo de esa persona es de vergüenza ajena. El caso, que recuperamos el megáfono y el fondo sur volvió a latir pero herido de muerte, porque aquel 70 % ni sabía ni sabe llevar una animación. Si hasta necesitaban panfletos con las letras! Así que así, de buenas a primeras, manolo redondo se carga la animación en el estadio, desaparecen los tifos, los decibelios disminuyen, y la rabia que emanaba el fondo sur se sustituye por un grupo de niños cantores de Viena.

Verano de 2014, se crea una nueva grada arriba del todo con los de La Clásica y primavera blanca, junto a los 4 amigos de orgullo vikingo a quienes les fuerzan a entrar, y un grupo llamado “veteranos real Madrid” dirigido por el gran Jose Luis ochaita. Vamos a hablar un poco de este personaje.

Ocha fue un auténtico ultra de los 80. Lo recalco porque los tiempos cambian, y no se puede ser el mismo tipo de ultra en los 80, que en los 90, y ya no digamos en la última década y media. Ocha era una persona que más que ser violento, se las daba de violento, de tío chungo. Sus grandes hazañas las desconozco porque como he dicho antes entré más tarde al grupo, pero sí vi a lo que se dedicaba: al negocio con su puestecillo de material ultra en el bar. Ocha era como el gitano en un mercadills. Lo primero, que le sueltes la guita. Aun así tuvo sus años de locura, porque por mucho que el “fantasma de la ópera” diga ahora que ha visto a Ocha hacer mucho por la no violencia, yo he visto a Ocha repartir, si bien es cierto que la mayoría de las veces a chavales a los que doblaba la edad el muy valiente. Me pregunto si Matamoros estaba presente en esas idas de olla de Ocha para decir que no es violento. Luego me acuerdo de la época de “la pecera” y me resultó ciertamente patético yo que le tenía por el “gran líder”, pues era un tío que en vez de cantar los cánticos, tocaba el silbato que siempre llevaba encima. Super ultra. (Ironía). También me acuerdo cuando marcaba algún gol el equipo contrario que tenía algún aficionado en Tribuna justo detrás nuestro. Eso a Ocha le encantaba, pues empezaba a volverse loco intentando subir a la tribuna para agredir al aficionado, pero no os engañéis, lo hacía para tratar de impresionar lo chungo que era, pues siempre esperaba a que llegase alguien de seguridad para entonces soltar su ira en un tipo de rollo “sujetarme, sujetarme que le mato”. Por eso cuando ahora le leo en el mundo (el líder del grupo ultra más odiado por la prensa, concediendo entrevistas) decir que todo eran charlotadas, me echo a reír. Hay que tener muy poca vergüenza para renegar de las decenas de años (sí, decenas) que has sido líder de un grupo ultra, para ir ahora con el cuento del no racismo no violencia. Madre mía lo que soltabas por la boca cuando eto´o cogía el balón, eh Ocha? Pero si eres del grupo veteranos y me estás leyendo, estate tranquilo, pues Ocha ya no va a agredir a nadie, tu integridad física está a salvo. La que no lo está tanto es tu integridad económica, porque no tengas dudas que a Ocha sólo le importa mantener el negocio que tenía. Antes se llamaba ultrasur y en el bar drakar. Ahora se llama veteranos y en el bar campeón. Es exactamente lo mismo. Madridista? Sólo cuando Ramón Mendoza aparezca en los billetes de euro, entonces reconocerá algo de madridismo. Mientras tanto, sus colores son los de los billetes. Bueno, al menos quiere su dinero para no trabajar. Otros de esa grada lo quieren para llenar sus fosas nasales de la planta esa colombiana.

Pero voy a donde quiero ir a parar, que me lío y me enrollo. Tengo ahora mi abono casi en una esquina entre lateral y fondo norte en el tercer anfiteatro. Y no reconozco al bernabeu ni al fondo sur. Durante años pensé que lo de “comepipas” era más una leyenda urbana. Pero os puedo asegurar que hice una foto a toda la fila que tenía a mi izquierda, y todos y cada uno de las personas que estaba allí tenían una bolsa de pipas en la mano. Resultaba absolutamente hipnótico, hasta el punto que por un momento yo deseé incluso comer pipas, me embrujaba el ambiente!

Pero en un partido, por un contacto que tengo en veteranos, pude ver un partido en la nueva grada y así ver, opinar y comparar. Vergonzoso amigos. Muchos que lo veáis desde fuera pensaréis que cantan mucho y tal. Pues os voy a explicar.

Primero me fijo en el del nuevo “megáfono” que ahora es un micrófono con espectacular sistema de sonido para que se oiga bien en todo el fondo. Qué queréis que os diga, pero qué poco estilo, ni tradición. Se llevaba un megáfono o un pequeño altavoz a pie de campo, pero nunca un inmenso altavoz anclado al techo del estadio para presumir mayor voz, todo pagado por el club, claro. Pues resulta que el chaval del micrófono era un tío que iba de vez en cuando por la calle de US preguntando a la gente cómo poder meterse en el grupo, que si quería conocer a fulanito y menganito. Y ahora ya tienes tu momento de gloria chaval. Echo la vista al bombo y veo a Suso, ese que fue el ritmo del fondo sur durante años, y que ha vendido a sus amigos también por dinero. Suso, de verdad que te ha compensado tu decisión? De verdad que estás mejor separado y odiado por los amigos que durante tantos y tantos años te han cubierto las espaldas? De verdad que tu precio es llevarte unos pocos euros para tener para unos gramos? Es increíble haber oído hablar a gente durante años sobre palabras como honor, lealtad o camaradería, para verles ahora vendidos al oportunismo, y lo que es peor, juntarse con esa gente que ha apuñalado a tus hermanos. Luego en la grada te encuentras al personaje de Carlos Clara. De verdad chavales que a este tío no le deben quedar muchos años de vida, porque no os podéis imaginar lo puesto que va siempre. Una cosa es tener un vicio, otra una enfermedad. Y este hombre vendería a su mujer por unos tiros de farlopa. Luego ves a los de orgullo vikingo, que ahora en vez de 4 amigos son 5. Un grupo que durante años, no sé si con razón o no, se hacían llamar “ultras” y sin embargo ahora no ves en ellos ni una pancarta, bandera o bufanda que diga esa palabra. Y eso es “orgullo” y nunca mejor dicho, eh? Luego está Matamoros. Puff, sobre Matamoros creo que podría escribir una novela entera. Venga, me animo a decir unas pocas cosas.

Este abogado hermano de dos personajes televisivos absolutamente ridículos es el verdadero líder de todo. Y es listo, eh? Tanto que en su momento al frente de Primavera puso a Guerrero Burgos, y ahora ha engañado al pobre de Estévez, que de presidente no tiene nada. Matamoros se reserva el lugar de primer vocal para, según sus estatutos, ser el líder en caso de ausencia del presi, pero sobre todo para que las ostias le caigan a otro. Qué valiente eres Matamoros. Pues en la grada igual. Ocha, Clara y el profe pintan y deciden menos que yo en mi casa, que mi señora me tiene rígido. Y eso él se lo cree, pues ahora camina por la Grada como si fuera un capo de la mafia. Sólo le ves perder esa imagen de tipo duro cuando se echa a la boca un porrillo. Que no lo critico, eh? Que fume lo que le dé la gana. El tema Manuel es que el otro día expulsaron a unos cuantos chavales de la clásica por fumar lo mismo que tú, pero tú sabes que a ti ni te tocan, tienes a Redondo cogido por los huevos. Por cierto, ahora visitando radios y tertulias deportivas. ¿Dónde ha quedado lo de “las manos de la prensa fuera del Madrid”? Se ve que eres hermano de tus hermanos, que pierdes los principios y la decencia por dos minutos de fama. Muy poca vergüenza.

El caso, el cómo funciona la grada. Pues resulta que hay un tío que se cree otro ultra que te dice dónde tienes que ponerte. No hablo de los de seguridad con el peto amarillo, no. Hablo de un chaval (niñato, si me lo permiten) vestido de blanco nuclear. Luego me explican que es el “jefe de columna”. ¿Pero este chaval habrá hecho la mili? Y luego la animación. Os aseguro que allí les importa una puta mierda lo que pase en el partido, están lobotomizados para cantar, cantar y cantar como si tuvieran algo que demostrar. No sé cómo explicarlo. Todo superficial. Yo que con esos cánticos no me identifico, algunos no los canto, pero la mayoría sí porque… son cánticos de ultrasur. Pero como alguno que otro no lo canto, otro chaval más abajo también en plan ultra me grita “ostiaaa, a cantaaar cojooneees, que aquí hay que animaar” con gestos de tipo muy chungo. Yo paso de su culo. Pero como era la mitad de grande que yo y no se atreve a decirme nada, el muy valiente se lo dice a ese jefe de columna del que hablaba antes. Al poco, me viene el chungo de blanco nuclear y me dice “eehh, aquí se viene a animar” a lo que yo le respondo “pero si yo canto! ¿dónde has estado animando tú los últimos 10 años?” y… jaja qué cara se le quedó al chaval. Probablemente en el bar de su barrio, porque no sería ni socio del Madrid. El caso es que mi colega el que me consiguió la entrada me advierte “si no cantas, el jefe de columna se lo dice a los de seguridad y te aseguro que te sacan de aquí, y a mí me metes en un lío, cabrón”. Y yo, que sí tengo verdaderos conceptos de la lealtad y amistad, pese a estar rodeados de esa panda de borregos, no le deseo ningún mal a mi colega aunque esté ahora en el lado oscuro, así que le prometí que trataba de animar… pero que en el descanso me iba, que no aguantaba más. Pacto entre caballeros. Bueno, luego lo de intentar salir en el descanso menuda locura. Que no me dejaban salir! Que decían que tenía que esperar al final! Yo que me estaba cabreando, y sabía que iban a localizar a mi colega si la liaba, no se me ocurrió mejor cosa que decir que “es por un asunto grave familiar” que sino, oye, que ahora no puedes salir del estadio cuando quieras. Si hay algún abogado en la sala que me diga si eso es legal.

Pero voy a lo que fueron esos 45 infernales minutos. Allí todos adoctrinados a cantar sí o sí… canciones de ultrasur. Señores, excepto esa de “indio dime que se siente” todas, y cuando digo todas es todas, son canciones de US. ¿pero no éramos tan malos? ¿pero no éramos violentos? Personalidad e identidad ninguna. La misma falta de ella que les llevó a cambiar el nombre de la grada por otra cuyo nombre… era un tifo de US. Con Veteranos utilizando logos antiguos de US, con La Clásica utilizando el tipo de letra de grupos ultras… Todo así. Mismas canciones y mismas coreografías que US, pero sin mirar el partido. Cuando estábamos US cantábamos canciones acorde a la situación del partido o resultado. Aquí todo artificial, sin alma, sin sentimiento. Me parece muy bien que haya muchos madridistas, pero hacer una grada con un 70 % de chavales no socios es un error de bulto. Porque además de que pisoteas los derechos de los sí socios, es que se necesitan años de aprendizaje para coreografiar, tifar y animar al resto del estadio. Y encima allí arriba. Joder, anda que no ha habido porteros rivales a los que hemos tenido fritos porque sentían nuestro aliento en su nuca. Y ahora? Miedo escénico? Si hasta hacemos pancartas de bienvenida a equipos rivales que aún se ríen de nosotros por habernos ganado la Copa de Europa del 81. Si es que son tontos, de verdad.

Solución? La primera, manolo redondo fuera del Madrid. Ese hombre no puede seguir contaminando nuestro club. Segundo, vuelta de US al fondo sur. Tercero, bajar la nueva grada también abajo y a los lados de US. Sólo así podrá firmarse la paz en el madridismo. Mientras tanto, ambos grupos estaremos siempre enfrentados, y con ello perdemos todos. Pierden los peñistas que ahora van de ultras porque no les conviene tenernos de enemigos, y lo saben. Pierde US por no poder firmar la paz y ayudar. Pero sobre todo pierde el club y la afición, porque podríamos tener una auténtica grada de animación real, pasional y auténtica, con plena identidad, y no inventos chapuceros para que 4 personas mantengan su negocio. Solo así el fondo sur volverá a ser el fondo sur que yo conocí. Mi fondo sur"

2 comentarios:

  1. Cuanta razón. Nada que ver con hace unos años. Podrías decirme por qué no les bajan al primer anfiteatro en vez de tenerlos ahí arriba? Y me gustaría saber si los US van a las quedadas que hace el Madrid en Concha Espina para animar a los jugadores cuando van en el autocar

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Todos los recibimientos al bus del RMCF, como se ha hecho toda la vida, son por parte del grupo Ultras Sur:Bengalas, pancartas, etc. Que nadie mas se atribuya ese mérito pues es parte del grupo que lleva más de 35 años animando al Real y que ha sido injustamente expulsado, sin razón alguna. Si a estos enchufados los colocan en un sitio u otro es cosa del club corrupto en el que estamos, el cual ha rellenado esa grada con gente que no es ni socia y teniendo unos privilegios. Asi que si eres socio, como muchos de nosotros, lo llevas jodido para que tu opinión sea respeta o valorada. Un saludo

      Eliminar